fbpx

Los daños físicos y mentales causados por el Covid hacen que los médicos, los investigadores y demás personas afectadas por el virus se apresuren a aprovechar los efectos terapéuticos de la naturaleza.

¿Se convertirán dos horas en el parque en los siguientes 10.000 pasos?

A medida que la gente pasa más tiempo en el interior, una gran cantidad de investigaciones científicas afirman que pasar tiempo en la naturaleza es fundamental para la salud y además aumenta la longevidad en nuestras vidas. Eso significa, de forma regular, estar al aire libre, bajo los árboles alejados de los coches y el asfalto. Y, no, la aplicación Pelotón no cuenta…

“Hay una necesidad urgente en la ciencia a nivel visceral de aumentar la experiencia de la naturaleza. Este campo está en plena explosión”, afirma Gretchen Daily, profesora de ciencias ambientales de la Universidad de Stanford.

Los beneficios están claros para los científicos desde hace tiempo, pero la pandemia ha hecho más urgente el asunto. Los efectos físicos y emocionales del virus, sobre todo en las zonas urbanas con pocos espacios verdes, han impulsado a médicos, investigadores y otros a aprovechar los efectos terapéuticos de la naturaleza.

Pasar tiempo en el bosque -una práctica que los japoneses llaman “baño de bosque”- está fuertemente relacionado con la disminución de la presión arterial, la frecuencia cardíaca y las hormonas del estrés, así como con la reducción de la ansiedad, la depresión y la fatiga.

Los científicos han comprobado en repetidas ocasiones que las células asesinas naturales anticancerígenas humanas aumentan significativamente tras los paseos por el bosque. En uno de estos estudios, publicado en 2010 en la revista Journal of Biological Regulators and Homeostatic Agents, el número y la actividad de las células asesinas aumentaron en un grupo de doce hombres sanos tras dos paseos, de dos horas cada uno, en una excursión de un día a un parque forestal en los suburbios de Tokio. También lo hicieron las proteínas anticancerígenas, según la investigación dirigida por Qing Li, profesor asociado de la Escuela de Medicina de Nippon. El cortisol en la sangre y la adrenalina en la orina disminuyeron significativamente. Los efectos duraron al menos siete días, según los investigadores.

El tiempo en un bosque está relacionado con la disminución de la inflamación, que se ha implicado en las enfermedades crónicas.

“La gente está decidiendo si este o aquel tipo de grano de café es mejor para ti, cuando hay una herramienta de salud mucho más obvia a tu disposición. Literalmente, basta con salir a la calle. La gente no lo sabe”, dice Jared Hanley, cofundador y director general de NatureQuant, una empresa que está trabajando en una aplicación para que los usuarios registren el tiempo que pasan en la naturaleza del mismo modo que cuentan los pasos.

Un estudio publicado en Nature’s Scientific Reports en 2019 descubrió que los 20.000 participantes eran significativamente más propensos a reportar buena salud y bienestar cuando pasaban 120 minutos o más en la naturaleza a la semana. La buena onda alcanzó su punto máximo entre 200 y 300 minutos a la semana. Todo lo que fuera menos de dos horas no marcaba la diferencia.

Todavía hay muchas cosas que los investigadores no saben, como por ejemplo cómo influye fisiológicamente la naturaleza en la salud. Se apresuran a encontrar respuestas escaneando cerebros, interrogando a la gente para ver cómo afecta a la cognición los distintos entornos y plantando un bosque completo en el patio de un colegio para saber qué cantidad y tipo de dosel arbóreo se necesita para frenar la contaminación del aire y aliviar el asma.

Los pediatras del Hospital Infantil UCSF Benioff de Oakland (California) están tan preocupados por la falta de naturaleza en la vida de sus pacientes urbanos que les recetan naturaleza. Cada año, “nos preguntamos: ¿Tienen acceso al aire libre y a espacios verdes? Si no es así, automáticamente se les remite a nuestro programa”, dice Nooshin Razani. Un sábado al mes “les invitamos a salir a la naturaleza con nosotros”, dice. En los ensayos clínicos, la Dra. Razani descubrió que cada visita al parque disminuía el estrés de los padres y aumentaba la capacidad de recuperación de los niños.

Kaiser Permanente y el distribuidor REI están impulsando los baños de bosque. Los ingenieros están cuantificando los beneficios para la salud de los espacios verdes utilizando mapas de temperatura por satélite, sistemas de cartografía geográfica, datos sobre contaminación y censos, e incluso Lidar, la tecnología de teledetección de los coches autoconducidos.

NatureQuant ha ideado una herramienta que puntúa los lugares -hasta la dirección de la vivienda- de “deficiente en naturaleza” a “rico en naturaleza”, basándose en los elementos naturales circundantes que se correlacionan con la buena salud.

Mucha gente sabe intuitivamente que la naturaleza es buena para la salud, pero sigue sin pasar mucho tiempo en ella. El adulto medio pasó 11 horas y media al día consumiendo medios de comunicación en 2019, según Nielsen. En 2019, la mitad de los jóvenes de 18 a 29 años encuestados por el Pew Research Center dijeron que estaban en línea casi constantemente. Una encuesta de 2017 para las agencias federales de vida silvestre y parques encontró que “cada vez es más normal pasar poco tiempo al aire libre.”

Gretchen Daily, de Stanford, pensó que haría falta “una experiencia realmente inmersiva” en la naturaleza para producir un beneficio significativo. Como investigación, asignó paseos de 45 minutos a cada uno de los dos grupos. Un grupo caminó por las colinas, el otro por una calle concurrida, pero aún arbolada. “Me sorprendió”, dice. En una serie de pruebas cognitivas posteriores, “hubo una gran diferencia. No es que estuvieran en Yosemite o en la naturaleza”, dice, pero los caminantes de la colina obtuvieron resultados mucho mejores. En resumen, dice: “Un paseo de 45 minutos por la naturaleza puede suponer una gran diferencia en el estado de ánimo, la creatividad y la capacidad de utilizar la memoria de trabajo”.

Natural Capital Project, una asociación mundial de la que es cofundadora, dispone de una herramienta informática que calcula el rendimiento de la inversión en la naturaleza, y pronto incluirá los beneficios de los espacios verdes urbanos.

Brent Bucknum, fundador del Laboratorio de Diseño de Hifas de Oakland (California), está estudiando, junto con otros científicos, la biofísica de la vegetación en los barrios de Louisville (Kentucky) para probar la ecología urbana del mismo modo que se probaría un nuevo medicamento. En un caso, está midiendo el impacto directo en la salud de los residentes -asma, enfermedades cardíacas, demencia- antes y después de plantar 8.000 árboles. Los datos de los satélites y los drones no son lo suficientemente fiables como para medirlos o establecer una relación causal. La investigación es meticulosa y “épicamente cara”, dice. Él también planea lanzar una empresa con sus hallazgos.

“Es estupendo simplificar las cosas para la gente, pero nosotros vemos el problema como una red mucho más compleja de componentes”, dice. Fluctuaciones ambientales muy pequeñas de un patio trasero a otro pueden dar lugar a grandes diferencias en la salud de las personas que viven allí”. Pero una investigación tan rigurosa lleva tiempo. Ahora hay más interés público en la naturaleza y la salud del que los científicos pueden seguir, dice, y “creo que deberíamos aprovecharlo”.

Correcciones y ampliaciones

Gretchen Daily es cofundadora del Natural Capital Project, una asociación mundial que dispone de un software que traza el rendimiento de la inversión en la naturaleza. El software pronto incluirá la capacidad de medir los beneficios para la salud de los espacios verdes urbanos. Una versión anterior de este artículo afirmaba que el Dr. Daily había fundado la organización y que estaba a punto de lanzar el software. (Corregido el 15/21)

Artículo traducido por Francisco Ruiz Molina de

https://www-wsj-com.cdn.ampproject.org/c/s/www.wsj.com/amp/articles/for-better-health-during-the-pandemic-is-two-hours-outdoors-the-new-10-000-steps-11613304002